Termostatos digitales

Mejor termostato digital

Un termostato digital es un dispositivo que te permite ver y controlar la temperatura de tu hogar en todo momento, por lo que lo consideramos imprescindible.

Los termostatos que había antaño tenían una ruleta para programar la temperatura, pero no podíamos ver la temperatura que había en tiempo real, por eso han terminado quedándose obsoletos.

La buena noticia es que hoy en día es posible comprar un termostato digital sin tener que invertir grandes cantidades de dinero, pero, ¿cuál elegir?

Te damos la bienvenida a nuestra web, en la que encontrarás toda la información sobre estos aparatos.

Te ayudamos tanto en la decisión de compra como en el proceso de montaje y en la puesta en práctica de los mejores consejos para que la calefacción no suponga un gran gasto año tras año.

¡Empezamos!

1. Tipos de termostatos que puedes elegir

Aunque su principio de funcionamiento es muy sencillo, es decir, solo abren y cierran el circuito que activa la caldera, la diferencia principal está en la forma en la que nosotros interactuamos con el termostato.

Explicado de otra forma, la diferencia está en la forma en la que nosotros elegimos cuándo se enciende o se apaga la calefacción.

Quizás el concepto no te haya quedado claro del todo, pero seguro que conociendo los tipos lo comprendes a la perfección 😉

Termostatos digitales normales

Simplemente nos permiten establecer la temperatura a la que funcionará la calefacción cuando esté encendida y se encienden y se apagan de forma manual.

Tienen una ruleta o botones en la que elegimos la temperatura y un interruptor. Siempre que el interruptor esté encendido, la calefacción se encenderá hasta llegar a la temperatura que hayamos configurado.

Termostatos programables o cronotermostatos

Son la evolución natural de los anteriores.

La diferencia más importante es que podemos programarlos para encender o apagar la calefacción.

Dentro de estos hay más tipos, ya que algunos solo ofrecen programación diaria, otros programación semanal…

En el caso de los que tienen programación semanal, por ejemplo, podemos elegir dentro de cada día de la semana las horas a las que la calefacción debe encenderse.

En estos modelos se configuran dos temperaturas: la de confort y la económica.

La de confort es la temperatura a la que estará la casa con la calefacción encendida, mientras que la económica es aquella que queremos poner para que la temperatura de la casa no descienda de ahí.

Por ejemplo...

Podemos establecer que con la calefacción encendida la casa esté a 21ºC (temperatura de confort) y que cuando no estemos en casa, por ejemplo, se mantenga en 18ºC. Si no estamos en casa durante un fin de semana y la temperatura descendiera de 18ºC, por ejemplo, la calefacción se encendería para mantener esa temperatura mínima.

Termostatos inalámbricos

Este tipo de termostatos digitales están especialmente pensados para viviendas de varias plantas o para aquellas en las que necesitamos controlar la temperatura de una habitación en concreto.

Se componen de dos dispositivos: el que va anclado a la pared como cualquier otro termostato, y otro dispositivo portátil, que funciona a pilas y que puedes colocar en cualquier lugar de la casa.

Por ejemplo...

Imagina que tienes un bebé y te interesa mantener la temperatura de su habitación a 22ºC. Tan solo debes establecer la temperatura deseada y colocarlo en su habitación. La calefacción se encenderá si esa habitación en concreto desciende de temperatura.

Dentro de los termostatos inalámbricos también hay modelos que ofrecen programación semanal, que viene a ser un “combo” de un termostato digital normal y uno programable.

Termostatos WiFi

Son lo último de lo último y tienen una ventaja que destaca por encima del resto: podemos controlar la calefacción de casa desde un smartphone, una tablet o un ordenador. En definitiva, desde cualquier dispositivo que se pueda conectar a internet.

Es cierto que son más caros, requieren más inversión, pero en algunos casos es altamente recomendable, puesto que son mucho más inteligentes y se pueden adaptar muchísimo más a nuestras necesidades.

Por ejemplo...

Supongamos que tienes una segunda vivienda a la que vas los fines de semana o de forma muy ocasional… Antes de ir puedes encender la calefacción desde el móvil y tener la casa caliente al llegar. También es muy útil si viajas habitualmente o si trabajas fuera de casa muchas horas y no tienes un horario fijo.

2. Consejos para saber qué termostato digital comprar

¿Cómo elegir un termostato digital? Mantener la casa caliente o por lo menos a una temperatura aceptable quizás sea una de tus máximas preocupaciones durante el invierno.

El problema es que a la hora de comprar un termostato, al haber tantos tipos, marcas, modelos y funcionalidades, es totalmente normal que no sepas cuál escoger.

Tras probar casi un centenar de termostatos diferentes tenemos la experiencia suficiente para darte las siguientes recomendaciones.

Tu ritmo de vida

Es de vital importancia que el modelo que elijas se adapte a tu ritmo de vida.

¿Qué queremos decir con esto?

Por un momento piensa en lo siguiente: ¿cuánto tiempo paso en casa? ¿voy a estar pendiente todo el rato de la calefacción o de la temperatura de la casa? ¿es una vivienda habitual o no?

Y ahora, las respuestas te las damos nosotros.

Si habitualmente estás en casa, probablemente te merezca la pena comprar un termostato digital convencional.

Estos modelos son muy fáciles de configurar. Estableces la temperatura de confort (a la que quieres que esté la casa con la calefacción encendida) y la temperatura económica (la temperatura mínima a la que quieres que esté la casa) y lo tienes hecho.

A partir de ese momento, para encender la calefacción tan solo tendrás que pulsar el botón que active la temperatura de confort. Cuando llegue a dicha temperatura, el termostato se apagará.

Por otro lado, cuando no quieras tener la calefacción conectada, por ejemplo durante la noche, al apagar el termostato él mismo se encargará de que la temperatura no descienda de la temperatura económica que configuraste antes.

Fácil, ¿verdad?

Otro tema es que aún estando en casa no quieras estar pendiente de la calefacción, ni tener que encenderla o apagarla de forma manual. Si es tu caso, te recomendamos que sigas leyendo.

En el otro extremo tenemos a las personas que no quieren estar pendientes de la calefacción, las que quieren que todo esté automatizado.

En este caso lo que necesitas es un termostato programable o cronotermostato.

Un aparato así te permitirá configurar hora a hora si la calefacción estará encendida o apagada y a qué temperatura. Si no estás en casa durante todo el día esto es ideal, ya que puedes configurar el termostato para que esté apagado mientras estás fuera; el ahorro de energía que se consigue así es tremendo.

Pero hay otra opción.

Las personas que quieren tener un control total de la calefacción desde cualquier lugar.

En estos casos lo recomendable es un termostato WiFi.

Estos permiten encender, apagar o programar la calefacción desde el smartphone. Es sin duda lo más cómodo, pero también hay que tener en cuenta que los modelos más caros son los de este tipo.

De cualquier manera… ¿ya sabes el tipo de termostato digital que necesitas? Pues seguimos 😉

Facilidad de uso

Nos hemos encontrado con infinidad de casos de personas que tienen termostatos que después no saben utilizar.

Es cierto que hay algunos modelos que son para ponerle un lacito y devolvérselo directamente al fabricante precisamente por su complejidad, pero esto es algo que no te pasará si sabes elegir bien.

3. ¿Cuál es el mejor termostato digital para calefacción?